Bonos amigoNutricionistas onlineDietas online
Publicado el 05-06-2014

BLOG / Cómo perder peso corriendo

El tipo de entrenamiento a llevar a cabo depende en gran medida de los kilómetros que lleves a tus espaldas, si eres corredor principiante o si por el contrario ya llevas muchos años en este apasionante mundo.

Correr para perder peso

En un primer momento, para empezar a correr, y por consiguiente empezar a perder peso, no es negativo conocer un recorrido y practicar sobre él, pues te dará seguridad en el terreno y podrás calcular tiempos.

Una vez avances en el entrenamiento y te vayas especializando, esto no será tan positivo, como tampoco lo será llevar siempre el mismo ritmo, pues el organismo se adaptará a ello.

Es importante el descanso. No por correr todos los días vas a adelgazar más, al contrario, puede llevarte a lesiones y a fatigar tu organismo, teniendo que parar.

Los rodajes largos, es decir, los entrenamientos en los que dures más tiempo, serán beneficiosos porque el esfuerzo estará mayor cantidad de tiempo en el umbral quema grasa.

Por el contrario, los cortos e intensos, no estarán tanto tiempo en ese umbral pero quemarán muchas más calorías, aunque en menos tiempo. Por encima de 35 minutos se considerará de larga duración, es decir, entrenamiento aeróbico, y por debajo será conocido como anaeróbico.

Por ello, lo ideal es alternar y variar el tipo de entrenamiento.

Plan de entrenamiento

Si entrenas lunes, miércoles, viernes y domingo, puedes realizar rodajes más largos y a un ritmo entre el 70% y el 80% (ritmo que te permita poder ir hablando con el compañero sin ahogarte) el lunes y el viernes.

El miércoles puedes hacer un entrenamiento de intervalos, donde nunca superarás los 30 o 35 minutos. Puedes aumentar el ritmo al 90% (sin llegar a ir a sprint) un minuto o dos, y otro minuto trotando suave. Otra opción sería 5 minutos muy intensos y 2 minutos suaves.

El domingo puedes dedicarlo a caminar a paso rápido durante 1 hora.

No olvides calentar y hacer una vuelta a la calma, así como estiramientos al término de cada sesión.

Es importante variar el entrenamiento, de lo contrario tu organismo se adaptará al mismo tipo de esfuerzo y no notarás mejoría en la pérdida de grasa.

Es importante decir también que notarás más beneficios al principio que cuando ya lleves un tiempo entrenando. ¡A por el verano!

 

Fuente: deporteysalud.hola.com