Bonos amigoNutricionistas onlineDietas online
Publicado el 02-06-2014

BLOG / Efecto rebote

Ten cuidado en seguir dietas estas temporada que garantizan perder peso en cuestión de días; además de dañar tu cuerpo, provocarán que regreses a tu peso ideal o uno mayor.

En esta temporada que la ropa es más ligera y las elevadas temperaturas nos hace mostrar más nuestro cuerpo, las dietas para bajar de peso rápido están a la orden del día.

Una alimentación balanceada, acompañada de ejercicio son la clave para lograr no solo el cuerpo ideal, sino para mantener un correcto estado de salud, siempre y cuando ambas actividades sean supervisadas por un experto.

El problema real aparece en las populares y atractivas dietas "milagrosas", que prometen hacerte perder peso en muy poco tiempo. Proponen eliminar o reducir drásticamente el consumo de ciertos alimentos. Además de ser poco nutritivas, alteran el metabolismo y es muy probable que vengan acompañadas de un enemigo para toda persona que quiere estar en forma: el efecto rebote.

¿Efecto Rebote?

Aunque efectivamente las dietas "milagrosas" provocan que esos kilitos de más desaparezcan, pero al comer nuevamente con la regularidad a la que el organismo está acostumbrado, los kilos regresan. Eso es el efecto rebote, el aumento de peso que ocurre después de perderlo y que incluso en algunos casos, ese aumento puede llegar a ser mayor que el inicial. En otras palabras, bajas de peso muy rápido, pero después lo recuperas igual de rápido.

¿Por qué sucede?

La mayoría de estas dietas producen una pérdida de músculo en vez de grasa por cambiar drásticamente la dieta a la que el cuerpo está acostumbrado. Realizar un cambio así produce que el organismo active mecanismos de recuperación ante la falta de alimento, por lo que el metabolismo se hace más lento y guarda la mayor parte de los alimentos como reservas de grasa y el músculo de quema.

Una vez que recuperas tu rutina alimentaria, el cuerpo intenta recuperar el músculo que perdió, pero lamentablemente no elimina la grasa que se acumuló durante todo ese tiempo.

¿Cómo evitarlo?

Para evitar que llegue el efecto rebote, es importante que sigas un plan de alimentación creado por un nutriólogo certificado y que aprendas a comer sanamente.

Recuerda que el peso que bajes diariamente debe ser paulatino para dejar que tu cuerpo se acostumbre y se adapte a la pérdida de peso. Así evitarás regresar a tu peso anterior porque el cuerpo no tendrá que compensar esa pérdida y no serás víctima del efecto rebote.

No olvides que para bajar de peso como para mantenerlo y tonificar la piel que va quedando suelta, tendrás que realizar alguna actividad física.

No te dejes engañar por dietas fáciles y rápidas que prometen milagros.

El efecto rebote no se da en cualquier dieta, solo en las que prometen un cambio radical en cuestión de días y no consideran la fase de mantenimiento dentro de ellas.Para lograr bajar de peso, no solo tomes en cuenta lo que debes comer sino, también, lo que tienes que evitar.

Claves

Comer equilibradamente y practicar ejercicio, son dos claves muy importantes para evitar el fastidioso efecto rebote.

Metabolismo

Al eliminar alimentos repentinamente de la dieta diaria, el cuerpo busca los nutrientes que faltan desesperadamente, lo que altera el metabolismo.

Sobre las dietas

- Las famosas dietas milagrosas, que prometen resultados esperanzadores en poco tiempo, son las que mayor efecto rebote provocan.

-Una dieta de mantenimiento tras una dieta personalizada para perder el peso que nos conviene es la mejor opción para no llevarse sorpresas después de un sacrificio innecesario. Según expertos, 8 de cada 10 personas que se saltan la etapa de mantenimiento aumentan su peso inicial.

- Los expertos aseguran que la mejor dieta de adelgazamiento no es la que consigue una mayor pérdida de peso sino, la que educa para que el peso perdido no se vuelva a ganar. Y eso solo se consigue con la reeducación alimentaria.