Bonos amigoNutricionistas onlineDietas online
Publicado el 16-07-2017

BLOG / Dormir y adelgazar… ¿Qué relación tiene?

No dormir lo suficiente puede interrumpir las hormonas y el funcionamiento del metabolismo, además de aumentar el riesgo de padecer obesidad y enfermedades coronarias. Sin embargo, siempre se ha dicho que el sueño no se recupera, y ahora parece que esto no es del todo cierto…

Un estudio de la Universidad Nacional de Seúl, en Corea del Sur, asegura que la recuperación del sueño perdido durante los fines de semana puede contribuir a que las personas mantengan su peso.

Para determinar la relación del sueño de los sábados y los domingos con el peso corporal, los investigadores utilizaron datos de una encuesta nacional en la que participaron más de 2.000 personas que tenían entre 19 y 82 años de edad contestando a preguntas sobre su peso y medidas, hábitos de sueño, estados de ánimo, y condiciones médicas.

 

Más adelante, el equipo del estudio utilizó esta información para determinar el índice de masa corporal (IMC) de cada participante y analizar si dormían más horas durante el fin de semana que el resto de los días.

Como resultado, las personas que dormían más los sábados y domingos tendían a dormir más horas que el resto también entre semana. Concretamente, aquellos que participaron en el sueño de recuperación contaban con un promedio de IMC de 22,8, mientras que los que no lo hicieron alcanzaron un promedio de 23,1, una diferencia pequeña pero estadísticamente significativa.

Además, como premisa se concluyó que cuanto más tiempo se utilizó para dormir, más bajo tendría a ser el IMC. De hecho, cada hora adicional estaba ligada con una disminución de 0,12 en este índice.

"Las personas que duermen menos suelen comer más, pasar más horas sentados delante de la televisión o el ordenador y pueden ser menos propensos a moverse debido al aumento de la fatiga ante la falta de descanso", aclara el doctor Chang-Ho Yun de la Universidad Nacional de Seúl y propulsor del estudio.

No obstante, el doctor Yun asegura que "aunque la recuperación del sueño puede ser una solución rápida, no es definitiva de cara a la pérdida crónica del sueño".

 

.