Bonos amigoNutricionistas onlineDietas online
Publicado el 03-09-2016

BLOG / Las bebidas isotónicas, las aliadas de los deportistas

Realizar prácticas deportivas, llevar a cabo grandes esfuerzos físicos o estar expuestos a altas temperaturas puede comprometer nuestra correcta hidratación. Para evitarlo, existen en el mercado las bebidas isotónicas, rehidratantes o deportivas.

La hidratación de nuestro cuerpo durante y después de la realización de un ejercicio físico es fundamental, eso lo sabe cualquier aficionado a la práctica deportiva y, en general, cualquier hijo de vecino. Porque el agua, junto a las sales minerales que contiene, es estrictamente vital para el ser humano. No podemos vivir sin ingerirla, es responsable de que los procesos metabólicos de nuestro organismo se desarrollen con normalidad y que el transporte de sustancias nutritivas tenga lugar de forma idónea.

No en vano, el líquido elemento es el más abundante en nuestro cuerpo, componiendo entre el 45 y el 70 % del mismo, siendo especialmente cuantioso en los músculos, en los cuales aumenta su presencia hasta constituir entre el 70 y el 75 % de su masa.

Es por todas estas razones que la deshidratación supone un serio riesgo que debe atajarse con una hidratación correcta. Pensando en los deportistas, seguramente uno de los colectivos más expuestos a este peligro, se crearon unas bebidas con gran capacidad de rehidratación: las bebidas isotónicas, también conocidas como bebidas rehidratantes o bebidas deportivas.


¿Qué son las bebidas isotónicas?

Cuando hablamos de una bebida isotónica hablamos de una bebida compuesta esencialmente por agua y compuestos, en bajas dosis, como el sodio, normalmente en forma de cloruro de sodio o bicarbonato sódico, glucosa o azúcar, así como potasio. Sustancias que tomadas en conjunto o por separado, en las proporciones adecuadas, ayudan a la absorción del agua de una forma más rápida y eficiente.

A ellas, y según la marca concreta de bebida rehidratante, se suman minerales, sustancias como el magnesio, el calcio o los aminoácidos, así como vitaminas, básicamente la C y el grupo B.

En ningún caso, de ningún modo, podemos confundir esta clase de bebidas que mejoran nuestro estado físico incluso ayudándonos a rendir más, con las bebidas llamadas energéticas, energizantes o estimulantes. No son lo mismo. Estas, de hecho, son desaconsejadas en determinadas circunstancias y su consumo debe realizarse con responsabilidad conociendo su composición, ya que la alta presencia de azúcar o cafeína puede suponer un problema.