Bonos amigoNutricionistas onlineDietas online
Publicado el 08-06-2016

BLOG / La importancia de una merienda correcta

Según los nutricionistas la merienda es la comida de mayor riesgo que hacemos, especialmente para los niños. Eso se debe a que solemos merendar mal. En este artículo os dejo todos los consejos para hacer una merienda saludable y buena para todos.

Aunque es sabido que el desayuno es la comida más importante del día, la merienda se ha visto que es la más perjudicial porque no se suele hacer de la forma correcta. El snack perfecto, según los nutricionistas, debe ser fácil de preparar, sano y colorido para que siempre apetezca, sobretodo si se trata de los más pequeños de la casa.

La comida de la tarde se ha convertido de forma general en la hora de la comida en la que se puede comer lo que no comemos durante el día. Y esto genera problemas serios de salud ya que por costumbre se comen alimentos considerados poco sanos como bollería, golosinas, alimentos por lo general con un alto contenido en grasas y azúcares.

Lo ideal debe ser un plato que contenga una mezcla de salado y dulce según afirman los expertos. Por ejemplo, hacer un plato de verdura/ensalada seguido de sándwiches con conservas vegetales, yogur o un batido de frutas.
Este es el resultado de un estudio realizado por Polli Cooking Lab, un Observatorio de tendencias culinarias. El estudio se ha hecho mediante entrevistas y se ha entrevistado a más de 125 chefs y nutricionistas con el objetivo de elegir la mejor merienda en cuanto a salud y gusto. No hay que olvidar que con la merienda se pretende también conseguir un buen suministro de energía y nutrientes para poder llegar a la hora de la cena en óptimas condiciones.

Hay que evitar las comidas que sean difíciles de digerir y comidas enlatadas y en conservas. Hay que buscar una merienda equilibrada que contenga todos los nutrientes, es decir, nutrientes proteínas, grasas e hidratos de carbono.
En el estudio que se llevó a cabo, el 80% de los casos a la hora de la merienda daban bocadillos prefabricados con embutidos, bollería y pastelitos de supermercado. Hay que cambiar estas costumbres.

¿Pero cuáles son las recomendaciones para preparar un buen aperitivo?

En primer lugar lo mejor es combinar platos salados y dulces. Como alimentos salados lo mejor son las verduras y las ensaladas seguidos de carne o queso. Para los dulces lo mejor las empanadas, yogur, batidos de fruta y chocolate negro. Puede hacerse un día un plato dulce y otro día uno salado aunque es recomendable mezclarlo en una sola merienda.
En el caso de los niños también es importante la estética del plato. Si es algo llamativo, aunque sean verduras se lo comerán con mucho gusto. Puedes usar envases con formas divertidas o bien distribuir la comida con forma de animales, muñecos, paisajes divertidos. Es una manera de conseguir que los más pequeños coman cosas saludables sin quejas y a gusto. A veces, sobretodo si no están acostumbrados a comer sano, les cuesta hacer el cambio y esta es una buena forma de lograrlo.